Cómo afilar tu cuchillo en 5 pasos


Afila tus cuchillos con piedras al agua siguiendo estos 5 pasos

Mantener nuestros cuchillos afilados es algo que no siempre hacemos y que en realidad es muy importante, ya que nos facilitará mucho el trabajo a la hora de usarlos. Cuando un cuchillo está bien afilado no interfiere en el alimento, no lo daña y mantiene mejor todas sus propiedades. Las piedras de afilar son una de las técnicas más conocidas a la hora de afilar cuchillos.  Es mucho más fácil de lo que parece a primera vista y como todo, es cuestión de que vayamos practicando. Si seguimos los 5 pasos que hemos resumido a continuación veremos como nos resulta un proceso sencillo.

Las piedras de afilar se diferencian por tener un gramaje y este nos viene marcado con un número o valor. Contra más bajo es el número de gramaje más severo será su impacto sobre la hoja, en cambio si el número de gramaje es alto la piedra será menos áspera. En este caso, para el afilado, son ideales las piedras entre 1000 y 4000 gr. 

Antes de empezar necesitaremos tener a mano en todo momento un recipiente con agua y una superficie lisa para trabajar. Muchas piedras vienen con un soporte de sujeción, pero si no tenemos podemos colocar un trapo de base para evitar deslizamientos. Los cuchillos occidentales y los orientales difieren un poco en el proceso de afilado, por eso es importante que nos fijemos bien en los pasos para cada uno de estos tipos de cuchillos. 

Kyocera nos sugiere los cuchillos de cocina Chef como los más utilizados en cualquier tipo de cocina.
Cuchillo Cerámica Doméstico Kyocera Chef

CUCHILLO OCCIDENTAL

1. Humedecer la piedra: Pondremos la piedra dentro de un recipiente con agua y la cubriremos totalmente durante 10 minutos hasta que las burbujas de aire que desprende la piedra desaparezcan. Eso significa que la piedra ya habrá filtrado el agua que necesita. Igualmente deberemos mantener en todo momento durante el afilado una fina película de agua en la superficie de la piedra para que esté siempre húmeda. Esto nos garantizará que se vaya soltando el grano de la piedra durante el proceso y nos proporcionará una correcta refrigeración del filo del cuchillo.

2. Buscar el ángulo: A continuación buscaremos el ángulo más adecuado para afilar nuestro cuchillo. Normalmente suele ser entre 35 y 25 grados. Apoyaremos el filo de la hoja que queramos afilar sobre la piedra y nos ayudaremos con el pulgar y la yema de los dedos para marcar el ángulo. Es importante que agarremos el mango del cuchillo firmemente con la mano (derecha si se es diestro o izquierda si se es zurdo). Podemos ayudarnos del pulgar de la mano que sujeta el mango para mantener la medida del ángulo de afilado así como colocar tres dedos de la otra mano sobre la hoja en vertical a la piedra. Esto nos permitirá fijar el ángulo durante los movimientos.

3. Afilado: A continuación empezaremos a afilar el cuchillo. Los movimientos deben ser en dirección vertical por toda la longitud de la piedra, acercando y alejando la hoja del cuerpo y ejerciendo una ligera presión en el movimiento de vuelta. Los movimientos deben ser calmados y sin apretar en exceso, simplemente acompañar. Es importante que cada movimiento cubra la totalidad de la hoja del cuchillo mientras mantenemos el mismo ángulo de afilado. Otra opción también es afilar la hoja por tramos en vez de pasarla entera de un solo movimiento. Repetiremos el proceso hasta que percibamos una fina rebaba, eso significa que la hoja ya está afilada.

4. Afilar la otra cara: Giramos la hoja y procedemos igual que antes para afilar la otra cara del cuchillo. Es muy importante que realicemos el mismo número de movimientos en ambos lados y mantengamos el mismo ángulo para que nos quede un afilado simétrico. De igual manera nos aparecerá una fina rebaba cuando la hoja esté bien afilada.

5. Limpiar la hoja: Al finalizar debemos enjuagar con cuidado el cuchillo y la piedra de afilar con agua caliente. También podemos pulir las imperfecciones o pequeñas ralladuras ocasionadas por el proceso del afilado con una piedra de gramaje más grande (más de 6000). Esto le dará un acabado más estético y brillante.

Los cuchillos de cocina Chef de Kai son, junto a la versión Santoku, los más versátiles que podemos encontrar en la cocina.
Cuchillo KAI Doméstico Chef

CUCHILLO ORIENTAL

1. Humedecer la piedra: Pondremos la piedra dentro de un recipiente con agua y la cubriremos totalmente durante 10 minutos hasta que las burbujas de aire que desprende la piedra desaparezcan. Eso significa que la piedra ya habrá filtrado el agua que necesita. Igualmente deberemos mantener en todo momento durante el afilado una fina película de agua en la superficie de la piedra para que esté siempre húmeda. Esto nos garantizará que se vaya soltando el grano de la piedra durante el proceso y nos proporcionará una correcta refrigeración del filo del cuchillo.

2. Buscar el ángulo: A continuación buscaremos el ángulo más adecuado para afilar  nuestro cuchillo. Normalmente para este tipo de cuchillos suelen ser unos 15º grados. Apoyaremos el filo de la hoja sobre la piedra y nos ayudaremos con el pulgar y la yema de los dedos para marcar el ángulo. Es importante agarrar el mango del cuchillo firmemente con la mano (derecha si se es diestro o izquierda si se es zurdo). Podemos ayudarnos del pulgar de la mano que sujeta el mango para mantener la medida del ángulo de afilado así como colocar tres dedos de la otra mano sobre la hoja en vertical a la piedra. Esto nos permitirá fijar el ángulo durante los movimientos.

3. Afilado: A continuación empezaremos a afilar el cuchillo. Los movimientos deben ser en dirección vertical por toda la longitud de la piedra, acercando y alejando la hoja del cuerpo y ejerciendo una ligera presión en el movimiento de vuelta. Los movimientos deben ser calmados y sin apretar en exceso, simplemente acompañar. Debemos ir afilando la hoja por tramos sucesivamente desde la parte más cercana al mango hasta la punta. Cuando percibamos una fina rebaba significa que la hoja ya está afilada.

4. Afilar la otra cara: Giramos el cuchillo y situamos el lado convexo de la hoja sobre la piedra, repetiremos el proceso pero esta vez solo haremos una décima parte de los movimientos que hemos realizado en la cara opuesta. Esto nos ayudará a eliminar la rebaba sobrante.

5. Limpiar la hoja: Al finalizar debemos enjuagar con cuidado el cuchillo y la piedra de afilar con agua caliente. También podemos pulir las imperfecciones o pequeñas ralladuras ocasionadas por el proceso del afilado con una piedra de gramaje más grande (más de 6000). Esto le dará un acabado más estético y brillante.

uno fino de 3000 y otro aún más fino de 6000 y está aconsejada para un uso doméstico.
Piedra de afilar Kai 3000-6000 gr.

En nuestra web podemos encontrar piedras de afilar de marcas como Kai y Wüsthof con diferentes gramajes para poder adaptarnos a cada momento y necesidad. Además también encontraremos guías para afilar ideadas por cada fabricante que nos ayudarán a establecer y mantener el ángulo adecuado durante el proceso de afilado.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
Enviar mensaje
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?